El Blog
de KIPLI

¿Cómo elegir un buen sofá?

Compartir:

vegetation vegetation vegetation
vegetation
vegetation vegetation

Algunos consejos para elegir el sofá adecuado. Se revisan los principales criterios.

Ya sea a raíz de una mudanza o simplemente para renovar el salón, la elección de un nuevo sofá puede llevar tiempo, ya que hay muchos criterios que marcar. En primer lugar, tiene que ser de su gusto, eso es evidente, pero también tiene que satisfacer diferentes necesidades en términos de comodidad y practicidad. Sin olvidar el presupuesto que desea destinar a esta voluminosa partida.

Para elegir el modelo que mejor se adapte a sus expectativas, este artículo le dará algunas indicaciones para definir SU sofá ideal, para una inversión duradera.
Entre la estética, el material, el uso y el método de fabricación, repasamos los principales criterios que te ayudarán a saber cómo elegir tu sofá.

1. Los criterios y cualidades que se buscan

Por regla general, la estética del sofá es lo que dirigirá la primera investigación. La inspiración se puede encontrar en revistas, en redes como Pinterest o mientras se navega en una tienda de decoración.

El sofá, al ser grande y esencial, da un estilo a la habitación: retro, moderno, bohemio, industrial, exótico...

La estética general

En primer lugar, es necesario definir la forma general deseada, con líneas más bien redondeadas o rectas. Determine si hay partes dominantes o no, como un respaldo grande, un asiento alto o reposabrazos de forma particular, imponente o no.

El color del sofá dará a la habitación un aspecto especial. Esto depende del color de las paredes, el suelo y el resto del mobiliario.

Optar por colores sobrios (beige, blanco, gris, marrón) aportará armonía entre los distintos elementos de la habitación. Pero si quieres darle más dinamismo a un salón clásico, puedes elegir un color más atípico y llamativo para tu sofá (como el verde, el azul o el morado). Ten cuidado de no aburrirte más rápido de lo esperado. También será más difícil darle una segunda vida si es necesario, en comparación con un sofá más tradicional.

Los materiales utilizados en la composición del sofá también influyen en la estética. La tapicería de cuero atrae más la atención y da un aspecto de lujo que hay que asumir. El tejido es más discreto pero sigue siendo cualitativo en función de la fibra utilizada. El algodón o el sintético son más clásicos, pero pueden declinarse en muchos colores. El lino, por su parte, es único por su aspecto imperfecto, que da un efecto bohemio.

Además de la tapicería, hay que tener en cuenta la composición general del sofá, ya que ésta determinará si el sofá durará a lo largo de los años y conservará su diseño original.

La composición del sofá y su mantenimiento

Pensar en el aspecto estético del tipo de tapicería es una cosa, pero no hay que olvidar su mantenimiento. Porque el cuero no se beneficia de los mismos cuidados que la tela, por ejemplo. Necesita más atención para estar bien cuidada, con productos específicos como la leche hidratante.

En el caso de la tela, existe la clásica limpieza con productos naturales, pero si se puede retirar la funda, su mantenimiento es aún más cómodo. Esto optimizará su vida útil.

Para garantizar la durabilidad de su sofá, es necesario pensar detenidamente en la limpieza y la posible reparación, teniendo en cuenta la frecuencia de uso y los cuidados que se le dan.

Hay todo tipo de revestimientos, naturales o sintéticos. Sin embargo, incluso lo que parece natural debe elegirse con cuidado. En el caso del cuero, es aconsejable fijarse en el origen y, si es posible, en el tipo de curtido. No todo el cuero es de la misma calidad. Algunas sustancias utilizadas en el proceso de curtido son cancerígenas y tienen un impacto medioambiental negativo.

Más allá de la tapicería, están todos los demás materiales que componen el asiento, el respaldo y la estructura de la base. No son necesariamente los elementos en los que se piensa primero porque están ocultos, pero son importantes.

La calidad de la estructura general afecta al confort y la durabilidad del conjunto. Entre los juegos de los niños, las noches de sofá y cine, las mascotas, cuanto más robusta sea la estructura, más resistirá los peligros de la vida cotidiana. Por ejemplo, se recomienda especialmente la madera maciza para garantizar una larga vida útil y un confort óptimo.

En cuanto a la tapicería del asiento, del respaldo o de los cojines, también en este caso, si se opta por la calidad, se evitarán los inconvenientes de un descolgamiento prematuro, que puede suponer una pérdida de confort pero también de estética. Deben evitarse los materiales sintéticos como la espuma. Su resistencia es demasiado baja. Entre los materiales más resistentes está el látex natural, que puede soportar el paso del tiempo sin deformarse. Para que te hagas una idea de la durabilidad: cuanto mayor sea la densidad, más resistente será el material.

Desgraciadamente, los sofás fabricados en su mayoría con materiales naturales son escasos.

El lugar de fabricación suele ser sinónimo de calidad buena o media, según la ubicación.

El lugar de fabricación

La trazabilidad de todos los elementos que componen un sofá indica si está hecho de materiales nobles y duraderos o no. De hecho, no es raro que algunas marcas se centren en un elemento de su fabricación (el más visible en general) mientras que permanecen imprecisas sobre el resto.

Por eso, para los más exigentes y los que se muestran exigentes con el origen de los materiales utilizados, favorecer la fabricación europea, y por tanto francesa, es una garantía de confianza. Disponemos de muchos materiales nobles en Francia para proporcionar lo necesario para fabricar un sofá de alta calidad.

Por eso hemos incluido el lugar de fabricación en los criterios a tener en cuenta. El uso de materiales de calidad se nota en el diseño.

Puedes mirar los valores de la empresa, el país de fabricación, las certificaciones y comparar con productos similares. Por último, si tiene la oportunidad de ver el producto en la tienda, eso es claramente una ventaja. Lo real es lo más relevante para saber cómo elegir tu sofá.

Una vez que haya esbozado su sofá ideal, los aspectos prácticos toman el relevo.

2. Los criterios prácticos y presupuestarios

Debes preguntarte cómo vas a utilizar el futuro sofá: ¿como elemento de descanso fijo o como sofá modular o convertible?

Si tienes muchos amigos o familiares en casa pero no tienes habitaciones adicionales, un sofá convertible puede ser ideal para crear un espacio extra para dormir. Obviamente, los sofás convertibles, sofás cama o sofás BZ tienen un diseño bastante básico para facilitar su manejo y apertura.

Diferencia entre el sofá BZ y el clickety-clack

La diferencia entre los dos modelos que permiten transformar el sofá en una cama está en la apertura.
- El asiento del banco BZ se despliega como un acordeón. Se duerme perpendicularmente a la pared contra la que se coloca el sofá.
- El sofá cama puede abrirse en dos etapas, bajando el respaldo y plegando el asiento sobre el respaldo para abrirlo. La cama quedará entonces paralela a la pared.
El sofá modular tiene la ventaja de que puedes colocar los distintos elementos del sofá a tu gusto. Suele estar equipado con uno o varios asientos meridianos. Esto es ideal para hacer el espacio más acogedor en función del número de personas presentes.

Existen sofás con posibilidades de almacenamiento integradas que pueden resultar muy prácticos cuando el espacio es escaso.

Sea cual sea el tipo de sofá que elijas, también habrá que tener en cuenta su forma general: el número de asientos y si es un sofá recto o de esquina.

El tamaño del sofá, como puede imaginar, se tendrá en cuenta y se medirá con mucha antelación. Esto depende de la superficie que se vaya a acondicionar, pero también del número de personas que haya en el hogar. La accesibilidad del salón es muy importante: un sofá de una sola pieza puede ser difícil de encajar, o incluso imposible en algunos casos.

Por último, pero no menos importante, el presupuesto. Por supuesto, es probable que ya tenga un presupuesto en mente. En cuanto a los precios, puedes encontrar absolutamente de todo, desde 300 EUROS hasta más de 10.000 EUROS. Sólo podemos aconsejarle que mire a largo plazo. Un sofá se amortiza si dura en el tiempo sin deteriorarse demasiado rápido. Puede que seas reacio a pagar el precio de una pieza hermosa, pero si la conservas durante más de una década, no te arrepentirás.

Sin embargo, tenga cuidado de no pagar un precio elevado por piezas estéticas pero de calidad media. Siempre hay que tener en cuenta el equilibrio entre calidad y precio.

Entre todos estos criterios, ¿cuáles son las tendencias o los intemporales en el mercado de los sofás?

lll. Tendencias y atemporalidad

En el mundo del diseño de interiores, al igual que en la moda, hay tendencias en cuanto a formas, materiales y colores, que son asumidas por los agentes del mercado.

En cuanto a los materiales, el terciopelo es actualmente muy popular. Aporta un toque retro a tu salón, sobre todo si optas por colores profundos como el verde oscuro o el azul oscuro y la tapicería. Si se combina con un marco de latón, se obtiene el paquete de sofás retro perfecto y a la última.

Los sofás de líneas curvas o en forma de C también están en el punto de mira. Están más en línea con la tendencia moderna.

Jugar con la geometría y las formas originales también está muy de moda. Pero hay que saber combinar el sofá con el resto de la habitación.

Si te apetece tomar un modelo atípico y de moda para conseguir un estilo único, encontrarás muchas inspiraciones en páginas web especializadas en decoración.

Para los eternos, la sobriedad está a la orden del día. Colores más suaves que combinan fácilmente con el tema de la habitación. Formas clásicas de las que no te sueles cansar rápidamente. Materiales nobles que realzan el sofá.

En resumen, un estilo sin pretensiones pero encantador.

Todo lo natural, lo ecológico, incluso lo bucólico, está entre lo intemporal y la tendencia, ya que la búsqueda de productos sostenibles crece cada año.

Además, si le gusta este estilo, puede descubrir nuestra gama de sofás KIPLI de lino y látex natural, fabricados artesanalmente en Francia.

Esperamos que estos consejos y criterios de selección te den una idea de cómo elegir tu sofá y disfrutarlo el mayor tiempo posible.

Embellece el interior de tu hogar, de forma natural

Colchones

Muebles

Colchón bebe bio

Nuestros muebles

Protector de colchones

¿Tienes una pregunta? Te respondemos con una sonrisa :)

Icon de téléphone

Por teléfono

(+34) 919 010 175

de martes a viernes de 11:00 a 19:30

Icon de messagerie

Por chat

Chatea en directo

Con nuestro increíble servicio de atención al cliente

Icon de mail

Por correo electrónico

[email protected]

Te respondemos el mismo día